5.12.10

L'italien, dos películas en una

Este uno de esos numerosos filmes que nunca llegarán a a nuestras pantallas, de los que debemos hablar por sus peculiaridades. Olivier Baroux nos trae una simpática historia, actor y director de comedias elige a su mejor amigo y socio, Kad Merad, para ser Dino Fabrizzi, un italiano con un gran secreto, no es italiano.
Conduce un Maseratti, lleva ropa de diseño y se comporta como un italiano que vive en Niza, tiene una magnífica relación con una mujer y además está a punto de ser ascendido para ser el jefe de un concesionario de Maseratti. Todo es perfecto, o casi perfecto, esconde el mayor de los secretos, no es italiano ni católico, es franco algeriano y musulmán. Esta es la realidad que les muestra a sus conocidos de Niza, mientras que a su familia, que vive en Marsella, les dice que trabaja en Roma, teniendo que controlar al milímetro lo que dice y lo que hace. A pesar de que parezca complicado, Dino, o Mourad, que es su verdadero nombre, consigue mantener un perfecto equilibrio hasta que su padre, después de sufrir un ataque al corazón, le pide que haga el ramadán, algo que no podrá negarle. Será entonces cuando su vida se llenará de problemas, ya que deberá esconder su creencias delante de todos sus amigos y conocidos.
Kad Merad demuestra que un extraordinario actor cómico, y además, como nos demuestra en este film de sorprendentes peculiaridades, que a continuación comentaré, es un excelente actor dramático, consiguiendo transmitir el sufrimiento que padece el personaje de Mourad.
Lo que sorprende de este film es que hay un punto de inflexión, y pasa de ser una comedia costumbrista con situaciones de vodevil, a un drama basado en situaciones reales, haciendo pensar que son películas distintas. El problema reside es que si hubiera sido todo una comedia, como en la primera mitad del film, hubiera sido una excelente comedia, o si hubiera si todo un drama, como en la segunda mitad, hubiera sido un drama extraordinario, pero al ser mitad mitad, hace que no se ni una cosa ni otra, haciendo bajar el valor de la cinta, habiendo podido ser dos cintas de incalculable valor.
Algo que es muy importante en los días que corren es el respeto de uno a otros, y en este film no se cae en bromas fáciles sobre la cultura musulmana, todo al contrario se tiene un excelente respeto hacia todas las culturas, algo que se agradece.

Valoración: 3,5/5